Ximenez Spínola P.X. Solera

43,00 € IVA incluido/ Ud

Ximénez Spínola – Jerez de La Frontera

JEREZ Y MANZANILLA DE SANLÚCAR

Tipo de uva: 100% Pedro Ximénez

Vino 100% Pedro Ximénez de pasa, proporción nada habitual, ya que al pasificar se obtienen solamente 30 litros de mosto, por cada 100 Kilos de uva.

Cada año se embotellan las distintas partidas seleccionadas de nuestra solera, sin rectificar ni estabilizar.

El resultado es un caldo aromático envejecido en condiciones naturales. Tanto el color como la densidad, son los propios del "soleo", la concentración de azucares naturales, y el envejecimiento oxidativo en barricas de roble.

Una vez que el vino llega a la bodega, empieza a desarrollar “vida propia” dentro del tradicional sistema de criaderas y solera propio del marco de Jerez. Este peculiar método de crianza, no es más que un continuo “blended”, de vinos de diversas edades que van descendiendo peldaños dentro de una estructura escalonada en la que disponemos nuestras barricas de roble americano. Aquí solamente el tiempo tiene la palabra, para decidir cuales son los vinos que van a ir poco a poco alcanzando niveles de mayor vejez o calidad. Una vez en la “solera”, nuestro Comité de Cata y Calificación selecciona los vinos que van a ser finalmente distinguidos con el sello de “Ximenez-Spínola”.

Si se conserva de forma adecuada, nuestro vino puede mantener intactas sus características durante muchos años incluso décadas. Debe catarse a una temperatura aproximada a los 14º. Una vez servido, es conveniente airear el catavino para apreciar su complejidad aromática y plenitud organoléptica. Se observará cómo los aromas torrefactos están plenamente integrados con el recuerdo de las uvas pasificadas. Luego se mostrará intensamente dulce y aterciopelado al paladar, con una sutil nota amarga, propia de sus años en contacto con la madera. Aunque sea frecuente como vino de postre, los primeros sorbos deben tomarse solos, para apreciarlo en plenitud sin alterar su bouquet. El color caoba de nuestro vino, se adquiere, en parte, mediante la pasificación por exposición al sol, a la que nosotros llamamos “soleo” y en parte por la oxidación en la barrica. La deshidratación natural, aumenta en términos relativos, no solamente los azúcares, sino también los ácidos y sales minerales, que permiten que a pesar de su densidad natural, el vino que se obtenga con el paso de los años, no resulte pesado al paladar.

Oferta: 
No